abogados-sevilla-mazo-juez

Invalidez e incapacidad permanente

La invalidez o la prestación de incapacidad permanente, no es más que una pensión contributiva de Seguridad Social que la Administración concede a aquellas personas que por su disminución en la capacidad laboral no pueden desempeñar correctamente su actividad laboral.

Evidentemente, dependiendo del grado de disminucion de la capacidad laboral, se concederá un grado u otro de la citada prestación.

  • Incapacidad permanente parcial: pensión consistente en 24 mensualidades de la Base Reguladora (ingreso único)
  • Incapacidad permanente total: menores de 55 años: 55% de la base reguladora: mayores de 55 años: 75% de la base reguladora. Sujeta a retención de IRPF.
  • Incapacidad permanente absoluta: 100% de la base reguladora. Exenta de retención de IRPF
  • Gran invalidez: 100% de la base reguladora + complemento para tercera persona que asista al pensionista de invalidez.

Una de las principales diferencias entre la incapacidad permanente en grado total y en grado absoluta, reside en que la primera invalida para trabajar en la denominada profesión habitual. Así la incapacidad permanente absoluta invalida para toda profesión, por lo que esta ultima es incompatible con cualquier tipo de trabajo remunerado.

 

 

abogados-sevilla

Incapacidad Permanente Total (GUIA LEGAL 2017)

La incapacidad permanente total es una prestación contributiva que concede el INSS (Instituto Nacional de la Seguridad Social) a aquellos trabajadores que por su cuadro clínico se vean impedidos para realizar su profesión habitual.

Cuantía de la pensión

Frente a la incapacidad permanente absoluta, la cual invalida para realizar cualquier trabajo remunerado, la IPT (incapacidad permanente total), conlleva a asociada una pensión económica y vitalicia de cuantía correspondiente al 55% de la base reguladora. Para personas mayores de 55 años, la IPT se incrementa en un 20% (denominada IPT cualificada), alcanzando el 75% de la base reguladora.

¿Qué es la profesión habitual?

El concepto de “profesión habitual” es ciertamente controvertido. A efectos de incapacidad permanente, la profesión habitual es la que se halla desarrollado durante mayor periodo de tiempo y más reciente. Por ello aunque despueés de un periodo laboral extenso se haya desempeñado otra profesión, el criterio pondera los años de duración de esa ocupación. (STS de 7 de febrero de 2002 (RJ 2002/3504).

“Concepto de profesión habitual. A efectos de la declaración de incapacidad permanente total, no se considera profesión habitual la inmediata anterior ejercida durante un breve período de tiempo. Así se pone de manifiesto en esta sentencia, se considerará como profesión habitual la desempeñada durante más de veinticinco años como dependienta y no la desarrollada cuatro meses como administrativa, aunque haya mediado un intervalo desempleo entre una y otra y ello hubiera supuesto que en los doce meses anteriores a la iniciación de la incapacidad temporal el período trabajado sólo hubiera prestado servicios como administrativa”

Criterios de obtención de la prestación

Para la concesión de la prestación de incapacidad permanente total, no es necesario que el trabajador o trabajadora no pueda físicamente realizar su cometido laboral. El actual criterio jurisprudencial para esta prestación es que el trabajador no pueda realizar su actividad laboral con un mínimo de rendimiento y asiduidad de modo continuo durante toda la jornada; y que esta se pueda realizar con un mínimo de eficacia y profesionalidad.

¿Es compatible la pensión con el trabajo?

Sí. La pensión de incapacidad permanente total o invalidez es compatible con cualquier ocupación diferente a la habitual del trabajador, y por la que se le estimo la IPT. En caso de continuar con esa precisa actividad laboral, el INSS procederá a extinguir la prestación. Por ello, es compatible con cualquier otra ocupación laboral.(STS de 2 de marzo de 2004 (Recurso de casación para la unificación de doctrina núm. 1175/2003, RJ 2004/2430).

Se considera compatible la percepción de la pensión de incapacidad permanente total derivada de la contingencia de accidente de trabajo para la profesión de albañilencargado como trabajador por cuenta ajena, con el ejercicio de la actividad laboral de azulejista por cuenta propia. Se estima que se trata de profesiones diferentes, por tanto realiza tareas distintas, y además el trabajador autónomo puede utilizar el servicio remunerado de otras personas y ser titular de empresas individuales o familiares.

¿Qué tareas de mi profesión habitual no debo de poder realizar para concederse la prestación de IPT?

Para obtener la prestación de incapacidad permanente, el trabajador ha de encontrarse incapacitado para las tareas esenciales de su profesión. entendemos por tareas esenciales las básicas y centrales de cada profesión. Así se desprende de la STSJ de Cataluña de 4 de diciembre de 2003 (Rec. Suplicación 5840/2003, R.L. núm. 7, 2004)

No se reconoce la prestación de incapacidad permanente cuando las limitaciones funcionales de la trabajadora sólo dificultan tareas concretas, no identificables con las esenciales de la profesión, además el art. 137.4 LGSS alude a la imposibilidad y no a la mera dificultad.