El  Grado de Discapacidad es un documento que concede el EVO (Equipo de Orientación y Valoración de la Comunidad Autónoma) reconociendo a su titular la condición de persona con discapacidad en el grado que determinen los porcentajes de valoración aplicados.  El grado de discapacidad tiene un valor mínimo del 1% y un valor máximo del 100%; dependiendo del grado que se obtenga, se tendrá derecho a varios beneficios económicos, sociales y laborales).  El grado de discapacidad se valora según el baremo establecido en el Real Decreto 1971/1999 y fue publicado en el BOE el 26 de enero de 2000.

El certificado de discapacidad

Es un documento concedido por la Consejería de la Comunidad Autónoma que certifica el grado de discapacidad que poseemos. Además, el Centro de valoración de discapacidades entrega un carne en el que aparece el nombre del titular y el porcentaje o grado de discapacidad. En función del grado de discapacidad conseguido se tendrá derecho a más o menos beneficios, entre los que se encuentran derecho a aparcar el vehículo en zonas especialmente reservadas para personas con discapacidad, abaratamiento de tasas administrativas y de circulación de nuestro vehículo, acceso a puestos de trabajo destinados a personas con discapacidad o posibilidad de opositar para el cupo de discapacitados.

Beneficios de la discapacidad

Los beneficios económicos, sociales y laborales nacen a partir del 33% de discapacidad. Un grado menor no posibilita el disfrute de ningún derecho o ventaje economica, social, laboral o fiscal. Alguno de los beneficios que se obtiene tras conseguir entre un 33% hasta un 65% son:

– Prestación familiar por hijo a cargo:

  • Prestación económica hasta los 18 años, con el 33% y de 18 en adelante con el 65% (con un incremento del 50% en la cuantía económica si tiene un 75% del grado de discapacidad y 15 o más puntos en tercera persona).

Beneficios discapacidad de 33% o más.

– LISMI (Ley de Integración social del minusválido):

  • Asistencia sanitaria y farmacéutica.
  • Rehabilitación.
  • Garantías de ingresos mínimos (65%) y ayuda tercera persona (75%).
  • Subsidio de movilidad y/o compensación de gastos de transporte.

– Reducciones o exenciones de tasas y/o impuestos:

  • Sucesiones y donaciones.
  • Transmisiones patrimoniales.
  • Actos jurídicos documentados.
  • Impuesto de sociedades.
  • Aplicación de tipos de IVA reducidos o superreducidos a personas con movilidad reducida.

– Impuestos municipales:

  • Bonificaciones en pago de ciertos impuestos, (IBI, tasas de basura, agua y alcantarillado)
  • Reducción y exenciones en tasas por licencia de obras que favorezcan la accesibilidad.

– Empleo:

  • Programas europeos de formación y empleo.
  • Ayudas al autoempleo.
  • Demanda de empleo por discapacidad. Reserva del 2% en empresas con más de 50 trabajadores.
  • Ayudas a empresas privadas por la contratación laboral y subvención por creación de puesto de trabajo y por adaptación al puesto.
  • Derecho a reserva de cupo para oposiciones y empleo público, adaptación de tiempo y medios para la realización de exámenes.
  • Reducción y exenciones de cuotas de inscripción en procesos selectivos públicos.
  • Jubilación anticipada con el 65% un año antes por cada cuatro años trabajados.
  • Ayuda económica por reducción de la jornada laboral.
  • Aumento de la suspensión del contrato por nacimiento de hijo

– Beneficios fiscales en el IRPF:

  • Deducción de la renta familiar por diversos conceptos.
  • Reducción IRPF para personas trabajadoras con discapacidad.
  • Deducciones adquisición a la vivienda.
  • Planes de pensiones.

– Vehículos:

  • Reducción y/o exención del impuesto de matriculación.
  • Exención del impuesto municipal de circulación.
  • Tarjeta de aparcamiento para personas con movilidad reducida.
  • Reducción del IVA para la adquisición y reparación del vehículo.
  • Ayudas a la adquisición y adaptación del vehículo para personas con movilidad reducida.

Beneficios discapacidad superior al 65%

Con el 65% o más de discapacidad se obtienen bastantes más derechos. Algunos de ellos son los siguientes:

 Pensión no contributiva:

  • Prestación económica por invalidez.
  • Incremento del 50% en la cuantía económica si tiene un 75% del grado de discapacidad y 15 o más puntos en tercera persona.

– Abono social de telefónica 

  • Reducción de la cuota de instalación y abono para pensionistas por incapacidad que no superen la renta establecida